Esclarecer homicidios de representantes populares y dirigentes en Oaxaca, pide la Comisión Permanente

La Comisión Permanente guardó un minuto de silencio y lamentó los asesinatos de Alejandro Aparicio Santiago y Perfecto Hernández Gutiérrez, presidente municipal y síndico, respectivamente, del municipio de Tlaxiaco, Oaxaca, el pasado 1 de enero, así como del ex dirigente político de Morena en San Pedro Tututepec, también en Oaxaca, Cutberto Porcayo Sánchez, el 3 de enero.

        Además, exhortó a la Fiscalía General del estado de Oaxaca para que en el ámbito de su competencia realice una investigación eficiente, exhaustiva, profesional, imparcial, pronta y expedita a fin de esclarecer los homicidios.

        En un punto de acuerdo, aprobado en votación económica, la diputada Beatriz Pérez López (Morena) expresó que la semana pasada se puede calificar como “días negros” para su partido, por ello exigió se frene la violencia contra los representantes populares, dirigentes y militantes.

        Indicó que en los últimos cinco años han sido asesinados 37 integrantes de Morena, y sólo en el primer semestre de 2018 fueron 14, Oaxaca es la entidad de mayor violencia contra los integrantes del partido, afirmó.

        De acuerdo con el Indicador de Violencia Política de Etellekt, entre el 1 de septiembre de 2017 y el 31 de agosto de 2018, ocurrieron en todo el país al menos 850 agresiones con un saldo de 175 políticos asesinados.

        Los altos niveles de violencia política han persistido de igual forma en el actual periodo de transición, posterior a los comicios del pasado 1 de julio. Desde el 2 de julio y hasta el 31 de agosto han ocurrido 63 ataques, de los cuales 21 fueron homicidios dolosos contra políticos; cuatro de ellos eran representantes y autoridades recién electas.

        Pérez López mencionó que la violencia política afecta gravemente a los procesos democráticos, pues restringe la libre expresión de ideas, la impartición y derechos de los ciudadanos de hacerse presentes en el espacio público, por lo que daña la democracia y “no es posible que esta funcione correctamente si la libre participación es violentada”.

        La diputada Silvia Lorena Villavicencio Ayala (Morena) calificó como un hecho grave lo que acontece en Oaxaca y afirmó que se habla de datos graves, pues son muertes políticas. “Este tema debería motivar la creación de una comisión que le dé seguimiento a estos asesinatos políticos que normalmente quedan en la impunidad”.

        Se manifestó por darle garantías de seguridad a quienes se quedan hoy al frente del municipio de Tlaxiaco, ya que “también podrían correr riesgo”.