BUSCAN FORTALECER FIGURA DEL ALCALDE PARA ORDENAR CONSTRUCCIONES

  • Regresar la facultad de otorgar o negar licencias de construcciones a Alcaldías. 
  • Al garantizar el cumplimiento de la política urbana, se protegen los derechos humanos.

 

Ante el desmedido crecimiento de proyectos y desarrollos inmobiliarios en la CDMX, el diputado Christian Von Roehrich, busca regresar la facultad a los Alcaldes de autorizar o rechazar licencias de construcción de aquellas obras que impactan en la calidad de vida  de sus habitantes.

“No pretendemos obstaculizar ningún procedimiento, o dar cabida a la burocratización de los procesos constructivos, sino todo lo contrario, lo que se pretende es investir a los Alcaldes de las 16 demarcaciones de las facultades necesarias para dar una inmediata solución a la  problemática de desarrollos inmobiliarios que han dañado el tejido social”.

Al presentar una iniciativa de reformas y adiciones a diversas disposiciones a la Ley de Desarrollo Urbano local, el Vicecoordinador del GPPAN adviertió que se trata de dar atribuciones a la Alcaldías en relación a la tramitación y en su caso, autorización de licencias, ampliaciones, reparaciones o modificaciones para obras de impacto.

Además, que los órganos político-administrativos tengan facultad de autorizar proyectos constructivos para evitar impacto entre la ciudadanía, bienes y el entorno urbano.

Desde la creación de leyes urbanas en la capital, indicó Von Roehrich, éstas han provocado que se le abran las puertas a desarrolladores “voraces” que han tomado ventaja de dicha normatividad y la iniciativa de ley que presenta hoy aspira a revertir la problemática.

“Esto dará certeza sin duda para que los ciudadanos sepan perfectamente quienes estén dando las licencias de construcción, no se viole el uso de suelo, no se viole el programa de desarrollo urbano. Las y los Alcaldes tengan la certeza y facultad de poder otorgar las licencias o poder rechazarlas cuando en su caso se esté violando el uso de suelo en afectación a los vecinos”.

Lamentó las limitaciones jurídicas de los entonces delegados del Distrito Federal para revisar de manera técnica el contenido de solicitudes y llevar a cabo cualquier construcción de desarrollos inmobiliarios.

Desde Tribuna, expuso que esta situación ha dificultado la oportunidad de establecer un control sobre el desarrollo urbano, ocasionando un crecimiento de proyectos constructivos sin aval vecinal y generando malestar entre las comunidades.

Agregó que los legisladores de Acción Nacional están convencidos de la necesidad de adecuar y precisar la Ley de Desarrollo Urbano, perfeccionando las normas que rigen los procesos constructivos y el desarrollo urbano.