LICENCIA DE PATERNIDAD, PARA TENER RESPONSABILIDAD COMPARTIDA: GABRIELA SALIDO

  • La educación y atención de los hijos exige responsabilidad compartida
Con base en la premisa de que la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad, de acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Diputada Gabriela Salido Magos propuso una iniciativa con proyecto de Decreto para reformar el Artículo 132 de la Ley Federal del Trabajo en materia de permiso de paternidad y concederle a los varones por lo menos cuarenta y cinco días de permiso con goce de sueldo.
Los objetivos, promover y garantizar el ejercicio de una paternidad y maternidad activas y responsables, priorizando en todo momento el interés superior de la infancia y el derecho de todas las personas a vivir en familia, puntualizó la congresista.
De acuerdo con dicha Declaración Universal, abundó Salido Magos, es en el seno familiar donde se aprenden los valores, y cuya práctica constituye la base para el desarrollo y progreso de la sociedad.
“La familia es el espacio donde las niñas y los niños se sienten confiados y plenos; es el refugio donde se nos acepta y festeja por lo que somos”, argumentó la legisladora, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN).
Hizo énfasis en que la Constitución, los Tratados Internacionales, las leyes y en general el marco normativo reconocen la igualdad de los hombres y las mujeres ante la ley; sin embargo, “no basta con un reconocimiento jurídico, pues durante mucho tiempo solo se contemplaron beneficios laborales para las mujeres durante el periodo de maternidad”.
Esto es contradictorio, pues a pesar de que la Carta Magna nos ve como iguales, esta disposición priva a los padres de la libertad de convivencia con los hijos, por lo que resulta discriminatoria, además de que desde el sistema jurídico se perpetúan estereotipos y roles de género en perjuicio de las mujeres.
Gabriela Salido insistió en que es vital que en el seno familiar se genere conciencia en las niñas y los niños para que, desde temprana edad, entiendan que la igualdad implica reconocer nuestras diferencias, posibilidades y oportunidades, reales y efectivas, para ejercer todos nuestros derechos.
Hay que tener en cuenta que el ser humano imita por naturaleza y es a través de la familia que, se fomenta que las hijas e hijos, crezcan en un ambiente libre de roles de género donde se pueda observar a los adultos compartir responsabilidades y que no hay diferencias sustantivas entre ellos, externó.
No podemos dejar de observar que, históricamente, han sido las mujeres quienes se han encargado del cuidado de los hijos, por lo que se creó la figura de licencia de maternidad, a fin de que se asegurara a las madres trabajadoras, así como a sus hijas e hijos, la atención sanitaria prenatal y posnatal apropiada.
Dicha figura existe en muchos países; en el caso de México consiste en un período 84 días; seis semanas antes y 6 semanas después del parto, en el cual la mujer, con goce del ciento por ciento de su remuneración salarial, puede ausentarse de su trabajo para tener los cuidados necesarios antes del alumbramiento y por supuesto atender a su recién nacido.
Uno de los derechos más importantes para las mujeres en materia de seguridad social consiste en que durante el embarazo y aún tiempo después del parto, la trabajadora no puede ser despedida.
Recordó que en 2012 se buscó reconocer a los hombres un derecho que nos acercase a una verdadera igualdad de género, al contemplar en la fracción VIII BIS del artículo 132 en la Ley Federal del Trabajo la figura del permiso de paternidad.
Dicha prerrogativa consiste en la obligación de los patrones para otorgar a los hombres trabajadores un permiso de cinco días libres, con goce de sueldo del 100% y sin miedo a perder el trabajo, en el momento en que se conviertan en padres biológicos o adoptivos.
Esos cinco días, sin embargo, no son suficientes, pues en la práctica no ayudan a generar un lazo con el infante y de nueva cuenta impone la carga de la labor de cuidados a las mujeres.