CONGRESO GARANTIZA PERMANENCIA Y CONCLUSIÓN DE EDUCACIÓN A MADRES ADOLESCENTES; SIN COSTO, EL INGRESO DE SUS HIJOS A GUARDERÍAS

  • La reforma busca respaldar el desarrollo de los hogares encabezados por mujeres, además de garantizar el derecho de las niñas y niños
  • En México  existen más de 9.3 millones de hogares encabezados por mujeres;  en la Ciudad de México 7 por ciento de éstos son encabezados  por ellas

    Con 55 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, el Congreso de la Ciudad de México aprobó el dictamen para modificar la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la capital del país, para
    garantizar la permanencia y conclusión de sus estudios a las madres de 12 a 22 años 11 meses que comprueben estar inscritas en el sistema nacional educativo, al contar con la gratuidad en la admisión de sus menores hijos e hijas en los Centros de Atención y Cuidado Infantil.

    El diputado del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (GPPRI) Guillermo Lerdo de Tejada Servitje, quien preside la Comisión de Atención al Desarrollo de la Niñez, aseguró que esta reforma busca respaldar el desarrollo de los hogares que son encabezados por mujeres, particularmente para garantizar el derecho de las niñas y niños, al tiempo de empoderar a las madres de familia.

    El parlamentario agradeció la participación de las diputadas Teresa Ramos y Alessandra Rojo de la Vega, ambas del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (GPPVEM), quienes presentaron dicho
    dictamen, ya que en nuestro país existen poco más de 9.3 millones de hogares  encabezados por mujeres, y en la Ciudad de México siete por ciento de los hogares son encabezados  por una mujer.

    “Sacar adelante a una familia en esta ciudad no es una tarea fácil, ni sencilla y mucho menos cuando se enfrentan a todas las barreras, asimetrías y techos de cristal producto de la desigualdad de género”, aseguró el legislador.

    Asimismo, reconoció que en la Ciudad de México las mujeres no sólo padecen de una profunda brecha salarial, además sufren de una doble o triple jornada, pues además de estudiar y trabajar, se hacen cargo de
    las tareas domésticas. Esta desigualdad –puntualizó- se agudiza cuando se vive un embarazo adolescente que las obliga a dejar la escuela y a buscar una actividad productiva.

    Por ello, enfatizó, es necesario que las instituciones sociales y gubernamentales de nuestra ciudad fortalezcan las acciones para proteger tanto a las madres como a sus hijas e hijos, particularmente a las madres adolescentes. Con esta reforma, las madres que tengan entre 12 y 21 años, 11 meses, serán prioritarias al facilitarles la admisión de sus niñas y niños en los Centros de Atención y Cuidado Infantil.

    Sobre el tema, la diputada Teresa Ramos reconoció que este sector de la sociedad ha sido históricamente vulnerable, ya que muchas de estas madres adolescentes han dejado la escuela para atender a sus hijos, por
    lo que requieren un apoyo vital, pues no cuentan con la posibilidad de contar con una persona de confianza que cuide a sus menores hijos.

    Reiteró que con esta reforma se garantiza el derecho a la educación de la madre, también de sus  hijos, para que cuenten con una buena calidad
    de vida. Estableció que de acuerdo con la Encuesta 2016 de INEGI los embarazos adolescentes provocaron que la mitad de las madres abandonaran la secundaria y durante el primer año de la educación media superior.

    A nombre del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, Circe Camacho Bastida dijo que la coyuntura que vive el país abre el proceso para trabajar en favor de este sector altamente marginado y discriminado,
    toda vez que cuando se embarazan cortan sus sueños personales. “Está en nuestras manos cambiar el rumbo de este país y velar por los que menos tienen, de quienes han sido marginados de la sociedad y permanece
    como un sector vulnerable”, destacó.

    “No basta contar acciones para combatir el embarazo temprano o precoz, sino de tomar acciones para que estas madres, así como sus niñas y niños puedan ser inscritas en los Centros de Atención y Cuidado
    Infantil de la Ciudad de México, para que ellas puedan continuar con sus estudios y sus menores hijos cuenten con un espacio donde puedan desarrollarse armónicamente. Es un paso importante para una sociedad
    más humana y sensible para mejorar la calidad de vida de estas mujeres”, dijo la legisladora.