Relatoría Especial condena asesinato de periodistas en México y llama al nuevo gobierno a redoblar esfuerzos para prevenir violencia contra periodistas

 Washington D.C. – La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el asesinato de los periodistas Jesús Alejandro Márquez Jiménez y Diego García Corona en México e insta al nuevo Gobierno a redoblar esfuerzos para fortalecer las políticas de prevención y protección de todo tipo de violencia contra periodistas y medios de comunicación. Asimismo, esta Oficina llama al Estado mexicano a investigar de forma completa, efectiva e imparcial estos crímenes y otros que se encuentran impunes, esclarecer sus móviles, y determinar judicialmente la relación que pudieran tener con la actividad periodística y la libertad de expresión.

De acuerdo con la información disponible, el 1 de diciembre fue encontrado el cuerpo del periodista Jesús Alejandro Márquez Jiménez en una zona cercana al aeropuerto del municipio de Tepic, estado de Nayarit, y presentaría varios impactos de bala.

Márquez Jiménez se desempeñaba como director de Orión Informativo, y habría colaborado en el medio Crítica Digital durante 8 años. Según lo informado, luego de recibir una llamada el viernes por la tarde salió de su domicilio y luego de varias horas de incomunicación sus familiares habrían denunciado a las autoridades correspondientes sobre su desaparición.

De acuerdo con la información difundida en medios, el periodista asimismo se habría dedicado a actividades políticas y habría sido candidato a un cargo público en el municipio de Tuxpan.

Según información disponible, quien sería el vocero de la nueva administración presidencial, Jesús Ramírez Cuevas, manifestó mediante su red social su pesar por el asesinato del periodista y expresó que el Gobierno no descansaría “hasta lograr un México donde exista justicia, libertad de expresión y seguridad”.

Además, la Relatoría Especial fue informada del homicidio del periodista Diego García Corona, reportero del semanario Morelos. El periodista habría sido asesinado a tiros en la noche del 4 de diciembre en una calle del municipio de Ecatepec, Estado de México, cuando circulaba en su vehículo. El Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa condenó el asesinato e informó que el periodista portaba su identificación de reportero. Asimismo, esta organización cuestionó que la fiscalía haya señalado solo la hipótesis de robo como la posible causal del asesinato sin haber explorado todas las líneas de investigación. Por su parte, el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, asimismo manifestó mediante su red social la condena por el asesinato y agregó que están trabajando en un “plan de prevención, protección, acceso a la justicia y reparación del daño que dé garantías a periodistas”.

“Para la Relatoría Especial es fundamental que las autoridades públicas se pronuncien en contra de estos crímenes que buscan socavar la libertad de expresión en el país”, señaló Edison Lanza, Relator Especial para la Libertad de Expresión. “El nuevo Gobierno debe dar claros mensajes de que no tolerará esta clase de crímenes y que actuará de manera rápida para que este crimen y otros cometidos no queden en la impunidad”, culminó.

Con una cifra similar al 2017, con este crimen al menos 12 periodistas habrían sido asesinados en México por motivos vinculados con la labor profesional, lo que sugiere que la violencia contra periodistas continúa afectando de manera grave a la sociedad mexicana.

La Relatoría Especial recuerda que las autoridades no deben descartar al ejercicio del periodismo como un móvil del asesinato y/o agresión antes de que se complete la investigación, así como proveer con recursos adecuados y personal especializado a las instituciones encargadas de la investigación de este tipo de asuntos.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión tras la realización de su visita in loco a México en 2017, junto al Relator de Naciones Unidas para la Libertad de Expresión y Opinión, subrayó que los ataques contra periodistas en este país “persisten hoy en día, acompañados de un sentido continuo de inseguridad e impunidad. La naturaleza sistemática de esta violencia requiere no sólo medidas individuales específicas sino también medidas de naturaleza estructural”. “Instamos al gobierno mexicano a reemplazar este paradigma de impunidad por uno de investigación efectiva, procesamiento y monitorización consistente con sus obligaciones internacionales”.

Tanto la Comisión como la Corte IDH se han referido al efecto amedrentador que los crímenes contra periodistas tienen para otros y otras profesionales de los medios de comunicación, así como para los y las ciudadanas que pretenden denunciar abusos de poder o actos ilícitos de cualquier naturaleza.

El principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH señala: “[e]l asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión es una oficina creada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a fin de estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, considerando su papel fundamental en la consolidación y el desarrollo del sistema democrático.