EL INAH, UNA INSTITUCIÓN QUE PRESERVA LA MEMORIA DE MÉXICO Y CONSTRUYE IDENTIDAD COLECTIVA

  • “La institución apuesta por el conocimiento, la educación cultural, la transmisión de valores, y la referencia de nuestro pasado, en un presente que nos desafía permanentemente”: Diego Prieto, director del INAH
  • México es el país que tiene el mayor número de bienes inscritos en las listas de patrimonio mundial y cultural
  • Valoremos nuestras raíces, a través de la conservación del patrimonio cultural: diputada  Gabriela Osorio

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es una institución que ha contribuido a preservar la memoria de México y ha construido la identidad colectiva de quienes habitan esta nación, todo esto mediante el estudio de los pueblos indígenas y su patrimonio.

Así lo dijo el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del INAH, durante la sesión solemne para recordar el 80 aniversario de la creación del Instituto, en la cual también resaltó que el 3 de febrero de 1939 se creó una institución que tenía como principal objetivo recopilar aquello que diera cuenta “de lo que habíamos sido,
lo que fuimos, y lo que somos, para  transmitirlo a los habitantes de la nación a través de la educación y la divulgación cultural”.

En la sesión realizada en la sede del Congreso de la Ciudad de México, Prieto Hernández destacó que la creación de esta institución aseguró el estudio científico de los pueblos indígenas y sentó las bases para la conservación y preservación del patrimonio cultural de la nación, con el propósito de impedir que “por ignorancia o espíritu de lucro, fueran perjudicados de alguna forma”.

Explicó que al Instituto Nacional de Antropología e Historia le corresponde también la convicción de construir nuestra identidad colectiva y legitimarla mediante una institución que proteja los intereses de una sociedad plural como principio de una vida democrática. Se trata del reconocimiento de un pasado común glorioso, enarbolado por una sociedad dispuesta a cultivar y generar su propia identidad y a defenderla como expresión de su conciencia colectiva”, indicó el antropólogo.

Diego Prieto aseguró que el INAH apuesta por el conocimiento, la educación cultural, la transmisión de valores, y la referencia permanente de nuestro pasado, de nuestra historia y “también de la vitalidad de nuestros pueblos en un presente que nos desafía permanentemente en aras de entender y respetar la naturaleza diversa y plural de la nación, caracterizada por la presencia de los pueblos originarios, su diversidad étnica, lingüística, regional y cultural”.

Asimismo, el funcionario aseguró que la institución que dirige ha contribuido en la preservación de la memoria de nuestro país y ha sido fundamental en la construcción del reconocimiento continuo de nuestra cultura en el mundo, “México es el país de América Latina que tiene el mayor número de bienes suscritos en las listas de patrimonio mundial y cultural inmaterial”, comentó.

Destacó que el INAH cumple con cuatro funciones fundamentales:  ser autoridad en materia de conservación y protección de monumentos y zonas arqueológicas, históricas y paleontológicas;  ser un gran centro de investigación científica; ser una entidad que imparte educación superior en tres escuelas; y ser una institución que
administra un acervo cultural, una red de zonas arqueológicas abiertas al público, que en México suman 192 monumentos, 160 museos nacionales, metropolitanos y regionales, así como el asesoramiento de decenas de
museos comunitarios y municipales.

Aseguró que los 80 años de esta institución son motivo de celebración y orgullo por el trabajo realizado, también de reflexión autocrítica sobre la problemática y rezagos que enfrentan, en especial la seguridad laboral de sus trabajadores, “ es necesario hacer frente a los desafíos del presente poniendo en primer término a las personas,
a los pueblos, a las  comunidades en su diversidad, a quienes integran nuestra comunidad,  nuestros investigadores y académicos, arquitectos y restauradores, trabajadores administrativos, museógrafos, diseñadores, promotores educativos y comunicadores,  con quienes afrontamos el desafío de beneficiar a todos los mexicanos, dueños de nuestro patrimonio cultural” .