ESPECIALISTAS ANALIZAN LAS FALLAS EN EL SISTEMA DE PROCURACIÓN DEJUSTICIA CAPITALINO, DURANTE EL PRIMER FORO DE SEGURIDAD CIUDADANA

  • Es tan alto el déficit de fiscales, que uno sólo llega a atender hasta 800 casos, cuando lo recomendable son 200, dijo Patricia Lucila González, investigadora de la UNAM
  • El desempeño de la PGJ CDMX se ubica entre los 25 peores de todo el país: Ana Laura Magaloni, catedrática del CIDE

El combate al crimen en la Ciudad de México ha fracasado, debido a las políticas públicas fallidas en materia de atención a víctimas, al déficit de funcionarios públicos, así como a la falta de eficiencia, organización y aprovechamiento de recursos financieros que administran las estructuras de seguridad y procuración de justicia, explicó Patricia Lucila González, investigadora del Centro de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

“Es urgente tener metas e indicadores del Ministerio Público para evaluar su trabajo. Además, se debe priorizar la atención a víctimas en delitos relevantes derivados de crímenes más dañinos. Todo esto debe hacerse con eficiencia y eficacia”, dijo la catedrática durante su participación en el primer Foro de Seguridad Ciudadana y Procuración de Justicia 2019, organizado por el Congreso de la Ciudad de México.

Durante la mesa redonda “Procuración de Justicia”, la especialista lamentó la existencia de un déficit de ministerios públicos, fiscales y policías de investigación; “es tan grave, que un fiscal atiende 800 casos al año, cuando lo correcto sería atender 200, y además deberían de ser distribuidos en otras áreas o fiscalías especializadas”.

Por su parte, Ana Laura Magaloni, investigadora de la División de Estudios Jurídicos  del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), detalló que el desempeño de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México se ubica entre los 25 peores del país, con 600 mil denuncias por año. “Existe una desproporción entre la
importancia de la ciudad, su economía, su relevancia y su gente, frente a un deficiente sistema de procuración de justicia”, señaló.

“Tenemos una de las peores procuradurías de todo el país: en denuncias, solución de controversias, recolección de estadísticas, control interno y  capacitación de personal. Por donde miren, hay una institución colapsada”, añadió Magaloni.

La especialista propuso salir de ese ranking de las 25 peores procuradurías creando “una Fiscalía al servicio de la ciudadanía y no del poder político, para que el servicio y la atención sean la parte primordial que haga sentir a los capitalinos que hay una institución que cuida de ellos”, apuntó.