ERNESTINA GODOY RECONOCE DEFICIENCIAS EN LA PGJCDMX; ASEGURA DISMINUCIÓN DE 30.6% EN INCIDENCIA DELICTIVA DE ALTO IMPACTO

·        La titular de la Procuraduría General de Justicia
capitalina informó que entre diciembre de 2018 y agosto de 2019
disminuyó la incidencia delictiva de alto impacto en 338 colonias
prioritarias

·        La transformación de Procuraduría a Fiscalía es una
oportunidad histórica: Godoy Ramos

·        Compareció ante el pleno del Congreso de la Ciudad de
México con motivo de la Glosa del Primer Informe de Gobierno

En su comparecencia ante el pleno del Congreso capitalino, la
procuradora General de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy
Ramos, reconoció que recibió una institución con serios problemas
estructurales, debilidades institucionales, múltiples rezagos
acumulados, prácticas de corrupción, carente de políticas de
investigación, violación de derechos humanos y maltrato a víctimas e
imputados.

“No puede haber acceso real a la justicia, sino reducimos las brechas
de impunidad y si ello no ocurre no habrá mejora sustantiva ni
perdurable en la seguridad. Nuestro trabajo es procurar justicia,
proteger a las víctimas y combatir la impunidad, lo hacemos con las
herramientas que nos otorga la Constitución y las leyes, y con pleno
respeto a los derechos humanos de todas las personas”, expresó.

En tribuna, la diputada Isabela Rosales Herrera, presidenta de la Mesa
Directiva del Congreso, recordó que esta comparecencia, -para dar
cuenta de los resultados y acciones desarrolladas del 5 de diciembre de
2018 al 31 de agosto de 2019- forma parte de la ampliación del primer
informe de gestión de la Jefa de Gobierno capitalina.

“Los últimos seis años significaron un serio retroceso en materia de
seguridad y procuración de justicia. Los datos son incontrovertibles.
En diciembre del 2018, la ciudad registró la mayor incidencia delictiva
observada a lo largo de 21 años. Con 241 mil denuncias ante la
Procuraduría, se rebasó el máximo histórico registrado en 1997,
donde la ciudad vivió una de sus mayores crisis de inseguridad”,
informó la titular de la PGJCDMX.

Aceptó que en la actualidad la atención al público que se brinda en
las Fiscalías centrales y desconcentradas es deficiente, “es un
proceso sumamente tardado y opaco que desalienta la denuncia y que
carece de blindajes que eviten prácticas corruptas”, y que la
recepción de una denuncia toma más de cuatro horas “y sin importar
la gravedad del delito, es imprescindible presentarse en la agencia”.

Godoy Ramos señaló que dentro de la Policía de Investigación
existían vínculos con grupos criminales, falta de profesionalización
y controles de confianza, “se carecía de una política de
investigación capaz de detectar patrones y generar estrategias de
combate a la actividad criminal”; además de existir un rezago
importante en la implementación del Sistema Penal Acusatorio.

En cuanto a los resultados de su gestión, afirmó que se ha logrado
contener el incremento de la incidencia delictiva y la inseguridad, para
romper la tendencia observada en 2017 y 2018, y avanzar en la reducción
de delitos de alto impacto y mejorar la seguridad en algunas zonas de la
ciudad.

Informó que entre diciembre de 2018 y agosto de 2019 se registró una
disminución del 30.6 por ciento en la incidencia delictiva de alto
impacto en 338 colonias prioritarias, en las que se registra 70 por
ciento del total de los delitos denunciados en la capital.

Asimismo, señaló que junto con la Secretaría de Seguridad Ciudadana
se logró el número más alto de puestas a disposición ante el
Ministerio Público de personas detenidas en flagrancia en los últimos
seis años, con 41 mil 285 personas durante este periodo, lo que
representa 46.1 por ciento más que el año anterior; en el rubro de
narcomenudeo se logró asegurar 1.5 veces más narcóticos que en 2018;
y se consiguió la captura de los principales jefes e integrantes de los
grupos delincuenciales que han operado en la Ciudad en los últimos
años, lo que significó el debilitamiento de estructuras criminales.

“Estoy convencida que la función de la Procuraduría no consiste en
presumir las disminuciones en el número de denuncias. Todo lo
contrario, a la Procuraduría le interesa que se denuncie para
investigar los delitos y obtener información sobre tipologías
criminales, sus componentes, zonas, complicidades y con ello generar
políticas y estrategias de combate al crimen. Más denuncias, más
confianza, y más denuncias resueltas, significa menos impunidad y más
justicia”, explicó.

En este sentido, sugirió replantear la forma en que se mide la
incidencia delictiva en la ciudad. “Cuando sólo se incluyen
denuncias, se distorsiona la realidad, se ignora la cifra negra, se
desalienta la denuncia y se generan incentivos negativos para los
cuerpos policiacos”.

Ernestina Godoy señaló que la función de la Procuraduría es recibir
denuncias, investigar delitos y presentar ante los jueces a las personas
responsables, y que el mejor indicador para evaluar su trabajo es la
forma en que procesa cada carpeta de investigación.

Aseguró que se han logrado avances significativos en materia de
judicializaciones y vinculaciones a proceso relacionadas con los nueve
principales delitos de alto impacto, y que de diciembre de 2018 a agosto
de 2019 se judicializaron 2 mil 277 carpetas de investigación -con un
aumento de 44.5 por ciento respecto al año anterior-; vinculación a
proceso de mil 525 personas imputadas, -aumento de 38.8 por ciento-; 5
mil 574 carpetas de investigación dictadas con sentencia condenatoria
en contra de 6 mil 980 personas, con un incremento de 63 por ciento-; y
se cumplimentaron 2013 órdenes de aprehensión y 894 órdenes de
reaprehensión, con un incremento de 29 por ciento.

Señaló también la apertura de cinco Unidades Criminalísticas de
Proximidad, que recibieron asesoría técnica de la Fiscalía de Delitos
de Sangre de París; dos unidades denominadas Fuerza Antisecuestro.

Destacó la puesta en marcha de una estrategia para simplificar la
recepción de denuncias en la Fiscalía de Benito Juárez que permitió
reducir el tiempo de atención de cuatro horas a 30 minutos por asunto,
como un avance para la implementación del nuevo modelo de atención de
la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México. “La
Procuraduría debe transformase en un espacio de confianza y seguridad
para las personas que denuncian”.