EL DERECHO A LA VERDAD Y LA MEMORIA HISTÓRICA SON INDISPENSABLES PARA EVITAR QUE SE REPITAN ERRORES DEL PASADO

• La memoria histórica es la que nos da identidad, es el gran motor de los actuales acontecimientos en el país, por lo que no se puede renunciar a ella, ya que nos sitúa en el presente: Bonilla Gutiérrez.
• Especialistas académicos y autoridades participaron en el último día del Foro “Derecho a la verdad como fuente de la memoria histórica”, organizado por el INFO CDMX, el Senado de la República y el Congreso de la Ciudad de México.

El derecho a la verdad y la memoria histórica son elementos indispensables en una sociedad democrática para evitar que los errores vividos en el pasado se repitan, afirmaron especialistas, académicos y autoridades durante el Foro “Derecho a la verdad como fuente de la memoria histórica”, organizado por el INFOCDMX, el Senado de la República y el Congreso de la Ciudad de México.
En esta tercera y última mesa titulada “Archivos y derecho a la memoria: a 52 años del 2 de octubre del 68”, participaron el Comisionado Presidente del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (INFOCDMX), Julio César Bonilla Gutiérrez; la Presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra; la Comisionada del INAI, Josefina Román Vergara; el académico de la UNAM, Gustavo Villanueva Bazán y como moderadora la diputada Leonor Gómez Otegui.
Durante su ponencia, el Comisionado Presidente Julio César Bonilla Gutiérrez afirmó que la memoria histórica es la que nos da identidad, es el gran motor de los actuales acontecimientos en el país, por lo que no se puede renunciar a ella, ya que nos sitúa en el presente.
Destacó que las violaciones de derechos humanos durante el movimiento estudiantil de 1968 aún permanecen impunes: “Mucho se ha dicho, intuido, cuestionado, repensado, pero no tenemos todas las certezas”.
Bonilla Gutiérrez indicó que el reencuentro con el pasado demanda apertura, voluntad de ejercer la autocrítica y el diálogo, ya que la justicia verdadera no es siquiera imaginable sin verdad. Subrayó que la opacidad tiene un costo que tristemente pagamos todas las personas y es la legitimidad de las autoridades.
Recordó que la inclusión del derecho a la verdad en el marco legal mexicano vino de la mano de la primera Ley de Transparencia en 2002, por lo que el acceso a la información y la verdad tienen una estrecha relación, es decir, no hay verdad solo con tener acceso a la información, por el contrario, este es en realidad un primer paso.
El Comisionado Presidente enfatizó que el acceso a la información pública es un elemento que vincula a los archivos, a la verdad y a la memoria y a una sociedad cada vez más democrática. Expuso que la seguridad e integridad de las personas, el respeto a su vida como precondición de legitimidad del Estado en su actuar, son elementos que hoy por hoy no son negociables; que nunca lo fueron y nunca lo serán.
El Comisionado Ciudadano Arístides Rodrigo Guerrero García refirió a los distintos temas analizados durante los tres días de actividades de este Foro desde el Caso Ayotzinapa, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y la matanza del 2 de octubre. 
Comentó que este tipo de espacios son fundamentales para el análisis y la reflexión, ya que el fin principal es mantener en nuestra memoria todas esas lamentables violaciones a derechos humanos para lograr un objetivo, que es el tener la garantía de que no se repitan: “Nunca más un Ayotzinapa, nunca más un Tlatlaya, nunca más un 2 de octubre”.
En su participación, la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, refirió que el derecho a la verdad se entiende como el derecho que asiste a las víctimas de violaciones manifiestas de los derechos humanos y de violaciones graves de las normas internacionales en la materia, así como a sus familias en el marco del sistema jurídico interno de cada Estado.
Señaló que siendo el derecho a la verdad un derecho humano, es deber del Estado garantizarlo y debe asumir esto como un compromiso prioritario e irrenunciable, porque de ello depende la viabilidad de los valores democráticos y republicanos. 
La funcionaria federal enfatizó que es fundamental conocer la verdad respecto a los acontecimientos del 68 y de muchos otros casos, no solo para el análisis académico, sino para hacer llegar a las víctimas esa verdad y con ello tener acceso a la justicia. 
“La justicia debe empezar a caminar con todas las herramientas de acceso a la información, a los archivos, las estrategias de no repetición, de reparación del daño, pero sobre todo que las nuevas generaciones no repitan estos agravios contra la humanidad”, subrayó.
La Comisionada del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, Josefina Román Vergara, hizo un recuento sobre los movimientos estudiantiles de 1968 en México, el cómo ocurrieron los hechos del 2 de octubre y relató las acciones y aportaciones que el INAI ha realizado para permitir el acceso a los expedientes y conocer la verdad.
Añadió que el valor histórico de los documentos e imágenes relacionadas con el movimiento el 68 conlleva una parte de la memoria de México, cuestión que se considera fundamental para el conocimiento de la historia nacional: “Estos documentos dan cuenta de la evolución de las personas, autoridades, instituciones y del propio Estado mexicano en aquella época y, por ello, debemos sumar en pro del derecho a la verdad”. 
El académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gustavo Villanueva Bazán, señaló que después de la Revolución, con el movimiento del 68 la sociedad pudo crear una identidad independiente del Estado y todo ello forma parte de la memoria documental. 
Añadió que la relación de los archivos con el poder, a partir de la transparencia y el acceso a la información, ha provocado una necesidad mayor por parte de la población para tener la publicidad de los archivos y ejercer su derecho a la verdad.
Durante el evento también participó el presidente de la Comisión de Transparencia y Combate a la Corrupción del Congreso de la Ciudad de México, el diputado Carlos Alonso Castillo Pérez, quien deseó que este espacio ayude a sembrar una semilla para que se entienda el valor del derecho a la verdad, la diferencia entre lo que es el derecho a la verdad y el derecho de acceso a la información, que van de la mano, pero tienen diversas interpretaciones.
De igual manera, la Senadora Eunice Renata Romo Molina coincidió en que este espacio de tres días enriquezca a todas las personas que participaron y sirva para garantizar el derecho a la verdad.