CRECE “EJÉRCITO DE COYOTES” Y 2021 SERÁ AÑO PERDIDO PARA LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS: ALCANO

El Secretario General de la Alianza Campesina del Noroeste, Raúl Pérez Bedolla, advirtió que en los últimos 7 meses se desplomó el precio-productor del kilogramo de frijol pinto y negro; asimismo a lo largo del año proliferó el “intermediarismo digital” que invade el internet ofreciendo producto y distorsionando el mercado de frutas, granos y leguminosas; mientras la SADER  no atiende los reclamos de agricultores de condonación de la deuda de semilla, aumento en los precios de garantía y pago del seguro catastrófico.

De mayo a noviembre se redujo el precio del kilogramo de frijol pinto en 11 pesos aproximadamente al pasar de 28 a 17 pesos y negro bajó 4 pesos al pasar de 16 a 12 pesos kilogramo. Actualmente se comercializa en 17.20 y 12.00 pesos, respectivamente. Sin embargo, los productores se encuentran a la espera de mejores precios para poder vender.

Distribuidores de frijol perciben un incremento en el consumo de este producto atribuible a los ajustes económicos de los consumidores a causa de la contingencia sanitaria.

Ante tal panorama se prevé que 2021 será un año perdido en materia de producción agroalimentaria para México debido al raquítico presupuesto que recibirá el sector para impulsar la producción de alimentos.

Raúl Pérez Bedolla refutó las declaraciones de Víctor Villalobos, Secretario de Agricultura, quien asegura que la producción de granos básicos crecerá 8%, lo que calificó como estimación de “escritorio” pues desconoce lo que sucede en los campos agrícolas del país donde productores de fríjol de Chihuahua, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí, enfrentan problemas por heladas y sequías.

En tanto los productores de maíz de Sinaloa y el Bajío, esperan mejores precios para comercializar sus producciones con mermas.

El líder agrícola especializado en producción de trigo y maíz, denunció que la incertidumbre dañará al mercado de alimentos y afectará al precio final de los mismos durante todo 2021 pues aun cuando existen Secretarías de Estado dedicadas a garantizar competencias leales, lo cierto es que en la compra-venta de alimentos la deslealtad es la constante.

En mensaje a medios sostuvo que SEGALMEX, organismo dependiente de la SADER, hace caso omiso de estas irregularidades, apoya a los coyotes denominados formales y deja pasar a los nuevos “falsos intermediarios digitales”, quienes defraudan al interesado por comprar granos, verduras o frutas, pues le garantizan que tienen la producción, solicitan depósito previo y luego nunca los encuentran para recibir su mercancía.

Lo anterior, insistió, termina afectando en la compra de alimentos ya que genera incertidumbre entre los compradores, los precios se van al alza y la Canasta Básica termina por no surtirse al 100%.

Raúl Pérez Bedolla antes de detallar cómo se está distorsionando el mercado de alimentos, lamentó que el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 llegue sin recursos suficientes para el Programa Especial Concurrente y se desaparezcan programas prioritarios que incentivaban la producción en el medio rural.

Dijo que los programas de la Cuarta Transformación vinculados a la producción de granos, entrega de fertilizante y producción de ganado, carecerán de presupuesto para el próximo año, de tal suerte que las cifras optimistas que da el Gobierno Federal son “cifras teóricas de escritorio”.

Es claro que la línea discursiva del Gobierno es electoral y discrecional donde en el apartado agropecuario ha creado “un Ejército de Coyotes” que ya invaden el Internet ofreciendo granos, que no tienen en bodega, a los posibles compradores.

Lo anterior se confirmó, sostuvo, desde el momento en que se agravó la distorsión del mercado de alimentos ya que “la estructura de comercialización en México pasa forzosamente por la estructura de coyotes formales e informales“.

Sí, ratificó, los denominados coyotes o comercializadores formales, “todos los conocemos y existen. Por mencionar algunos, son 52 comercializadores en el Comité de Cupo de Granos de la Secretaría de Economía”.

Detalló que en dicho Comité, únicamente participan tres organizaciones campesinas, las cuales no pueden hacer procesos de comercialización como son el Congreso Agrario Permanente, la CNC y CNPR.

Incluso, dijo, existe una Oficina de Inteligencia Financiera para regular el comercio y ahí hay nombres y apellidos de los comercializadores pero la autoridad no hace nada.

Por lo que respecta a los coyotes informales que están invadiendo el internet y las redes sociales ofreciendo toneladas de granos básicos, frutas legumbres y leguminosas, indicó que éstos se hacen pasar por supuestos productores ante el interesado quien termina dando un pago por adelantado y al final es defraudado pues la dirección que se pone en la página web no existe.

Esta cadena de comercialización únicamente está generando una escalada en el valor del precio de los alimentos pues por ejemplo si el frijol se vende en 14.50 con este tipo de procesos pasa de 16.50 hasta 20 pesos el kilogramo ya en bodega de la Central de Abasto y esto muestra la distorsión del mercado.