Morena adelanta su derrota: Frente CDMX

Los dirigentes del PRD, PAN y MC en la Ciudad de México aseguraron que el partido Morena ha reconocido tácitamente su derrota en la Ciudad de México, y para tratar de evitarla preparan un acarreo masivo de votantes haciendo uso ilegal de bases de datos de programas sociales del gobierno de la Ciudad de México y de recursos desviados del fideicomiso supuestamente creado para los damnificados del sismo.
 
En conferencia de prensa, Raúl Flores, Mauricio Tabe y Benjamín Cárdenas presentaron un grabación de audio en la que la coordinadora de campaña de Claudia Sheinbaum, Esthela Damián, exige a sus interlocutores movilizar, es decir acarrear, a posibles votantes utilizando bases de datos de programas sociales de la Sederec que tienen en su poder de manera ilegal.
 
En el mismo audio se escucha a Esthela Damian afirmar que se tienen que preocupar porque Morena tiene muchos “compañeros en los órganos electorales locales” por lo que su única tarea es sacar a votar a la gente que se encuentra en dichas bases de datos.
 
“La Campaña de Alejandra Barrales ha sido, sin duda, la más exitosa, pues nunca dejo de crecer. Por eso en el Frente apostamos por una jornada electoral en paz, mientras que Morena está apostando por condiciones para enrarecer el ambiente, como las que realiza Esthela Damián, quien confiesa que no hay otra forma de ganar más que con el acarreo. Pues no que llevan 30 puntos de ventaja? Por eso le pedimos a las autoridades competentes, a pesar de que ha habido dilación y poco eco en nuestras denuncias, que todo se investigue y se dilucide, pues no vamos a solapar ninguna irregularidad en materia electoral”, aseguró Raul Flores.
 
Por su parte, Mauricio Tabe lamentó que el proceso sancionador que el INE tiene preparado contra Morena por la asignación ilegal de 78 millones de pesos del fideicomiso supuestamente para damnificados creado por dicho partido con aportaciones anónimas que terminaron ilegalmente en las cuentas de los candidatos de Morena, se haya aplazado hasta el mes de agosto.
 
“Fueron aportaciones poco claras desde su origen y 78 millones de pesos fueron asignados a candidatos de Morena ilegalmente. Por eso pedimos al INE que ese dinero vaya a la contabilidad de la campaña de Morena y actúe con celeridad en el proceso de fiscalización que tiene abierto por desvío de recursos. Hacemos este llamado a que no se tome como un caso aislado sino como parte importante de las cosas que pueden manchar el proceso por dinero de origen dudoso y lucrando con la tragedia.”
 
Flores García enfatizó que con este hecho queda fehacientemente demostrado que quienes en realidad hicieron uso vil e indebido del dinero para los damnificados fue Morena, pues en contraparte a este hecho la Auditoría Superior de la Ciudad de México determinó que no hubo ningún desvío desde la Asamblea Legislativa de los recursos aprobados para apoyar a los damnificados.
 
“Mil veces repitieron que diputados del Frente habían desviado tres mil millones de pesos de la reconstrucción para fines electorales, la propia Sheinbaum lo utilizó todo el tiempo, y hoy sabemos que no solo es una GRAN mentira, sino que está comprobado que Morena fue el que usó millones de pesos que supuestamente eran de los damnificados”.
 
En tanto, Benjamin Cárdenas, de Movimiento Ciudadano, criticó la actuación “mapachesca” de Esthela Damián y recriminó la incongruencia como parte de su personalidad, y recordó que el 27 Mayo 2016, durante la elección para conformar el Constituyente la ex integrante de Movimiento Ciudadano presentó una queja contra Claudia Sheinbaum por presionar a votantes en el constituyente, por lo que pidió a la ciudadanía y a los medios estar atentos del manejo de recursos que realizará Morena para “movilizar a sus bases de datos”.
 
Finalmente, Raúl Flores dijo que el narco intentará jugar políticamente en la ciudad de México el día de mañana, por lo que pidió a las autoridades policiacas y judiciales poner atención a las Zonas de Tláhuac por la presencia de células del narcotrafico ya reconocidas y de Xochimilco y Tlalpan, que se han convertido en zonas de trabajo de huachicoleros protegidos por autoridades delegacionales.