Con reforma a la Constitución local buscan prohibir corridas de toros y espectáculos públicos que deriven en maltrato y muerte de animales

• La Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el numeral 1 del inciso B del Artículo 13 fue presentada por la diputada Gabriela Quiroga
 
• La propuesta tiene un espectro lo suficientemente amplio para prohibir novilladas, becerradas y peleas de gallos, entre otros, aseguró
 
En defensa de los animales y a fin de evitar que sean víctimas de maltrato y tratos crueles que deriven en su muerte, como ocurre en las corridas de toros, se presentó ante el Pleno una Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el numeral 1 del inciso B del Artículo 13 de la Constitución Política de la Ciudad de México.
 
La propuesta presentada por la diputada Gabriela Quiroga Anguiano, del Grupo Parlamentario del PRD, establece esta prohibición, ya que actualmente este marco legal si bien reconoce a los animales como seres sintientes y que por ende deben recibir un trato digno, no elimina con ello la celebración de corridas de toros.
 
De tal forma que lo que propone nuestro Grupo Parlamentario, abundó, es que se especifique la prohibición de la realización de espectáculos públicos en los que los animales sean objeto de actos de maltrato y crueldad que deriven en su muerte frente a los espectadores.
 
“Debemos dejar perfectamente claro que los ciudadanos rechazamos categóricamente el maltrato y crueldad a la que son expuestos los animales, ratificando con ello que nuestra ciudad sigue estando a la vanguardia en este y muchos otros temas”, aseveró.
 
La legisladora argumentó que la reforma propuesta tiene un espectro lo suficientemente amplio para prohibir, no sólo las corridas de toros, sino además todo tipo de espectáculo, como las novilladas, becerradas y peleas de gallos, entre otros.
 
Actualmente, dicho Artículo en su inciso B dice: “Esta Constitución reconoce a los animales como seres sintientes y, por lo tanto, deben recibir trato digno. En la Ciudad de México toda persona tiene un deber ético y obligación jurídica de respetar la vida y la integridad de los animales; éstos, por su naturaleza son sujetos de consideración moral. Su tutela es de responsabilidad común”.
 
La propuesta suscrita por las diputadas María Guadalupe Aguilar Solache, Leticia Varela Martínez y José Martín Padilla Sánchez, del Grupo Parlamentario de Morena, así como Alessandra Rojo de la Vega Píccolo, del Grupo Parlamentario del Verde, fue turnada a las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales e Iniciativas Ciudadanas, y de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático.