MEDIDAS DEFINITIVAS ANTE COMERCIO INFORMAL EN EL STC

El secretario general del Partido Verde capitalino, Carlos Madrazo Silva, pidió a las autoridades locales la aplicación de medidas efectivas, definitivas y transparentes en torno a la erradicación o regularización del comercio informal en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC).

Madrazo Silva reaccionó a la marcha realizada por vagoneros en Av. Reforma, los cuales se manifestaron esta mañana caminando desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo, entre varias peticiones, exigieron libre venta en el Metro y becas para jóvenes comerciantes que abandonaron sus estudios. Pidieron la instalación de una mesa de trabajo entre autoridades y su gremio.

El líder partidista comentó, “la decisión que tome el Gobierno local con respecto al comercio informal en el STC debe responder al objetivo primordial del metro, que es proveer un servicio de transporte público masivo, seguro y eficiente, las actividades económicas formales o no, deben estar supeditadas a dicho fin, nunca a la inversa”.

“Si la decisión gubernamental es aplicar el reglamento y erradicar el comercio informal, llámense “vagoneros”, “bocineros”, “pasilleros”, será una decisión más que justificada ante la saturación del STC, las conductas violentas de algunos comerciantes hacia oficiales, usuarios o hasta entre ellos mismos, además del comercio de mercancía de dudosa calidad o procedencia; deducido del inexplicable bajo precio de algunos productos, en el metro se podría estar comerciando con artículos robados, caducados, esto, además de la piratería”, comentó Madrazo Silva.

“Por cuestiones de protección civil el retiro del comercio informal en pasillos, escaleras y salidas debe ser efectuado, ya que generan cuellos de botella para el tránsito de los usuarios y ante una emergencia entorpecerían una evacuación”, solicitó.

El dirigente local del Verde, comentó que si la decisión es regularizar, las reglas deben ser inflexibles, en cuanto al número de comerciantes y su debida acreditación,  puesto que el metro es un servicio con más de  5 millones de usuarios, el cual ya no puede soportar el exceso de actividades ajenas a su función. Además, pidió que en el programa orientado a regularlos se contemple que su actividad contribuya a las finanzas de la ciudad, que se ejerza un estricto control de los horarios, espacios disponibles y legalidad de las mercancías a comerciar.

“Hoy marchó una organización de vagoneros que dicen tener 6,500 afiliados, algunos líderes hablan de 10,000, denunciaron que les piden “mordidas” que van de los 20 a los 100 pesos diarios por vendedor. Es momento de que las autoridades acaben con ese foco de corrupción de forma definitiva y apegada a la ley, que no quede espacio para costumbres de pasados gobiernos que vieron la oportunidad de tolerar y de paso generar redes clientelares con fines políticos”, concluyó Madrazo.