CONTAMINACIÓN ACÚSTICA, PROBLEMA PRESENTE EN LA CDMX

  • La Ciudad de México entre las 10 urbes con mayor problema de contaminación acústica

En el marco del Día Internacional de la Descontaminación Acústica, el secretario general del Partido Verde capitalino, Carlos Madrazo Silva, invitó a la población del Valle de México a moderar la emisión de ruido en general, tal es el caso del uso responsable del claxon en las saturadas vías de comunicación de la metrópoli, para el cual, el reglamento de tránsito pide abstenerse de utilizarlo para un fin diferente al de evitar un accidente, además, reiteró la petición a las autoridades capitalinas en  la aplicación de la ley para aquellos que generen dicha contaminación por encima de los límites permitidos.

Según la página web del Foro Económico Mundial (2017), datos combinados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el índice mundial de audición creado por los fundadores de la aplicación de audición digital Mimi Hearing Technologies GmbH, ubicaron a la Ciudad de México entre las 10 ciudades con peor contaminación acústica, ocupó el octavo sitio de entre 50 ciudades evaluadas.

En días recientes un importante diario publicó que las líneas 5 y 7 del Metrobús, exceden los límites de ruido recomendados por la Organización Mundial de la Salud, 65 decibeles (Db), esto de acuerdo a mediciones realizadas por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), las cuales registraron hasta 78 dB, en algunos casos la fuente fue el propio rodamiento vehicular y en otros los trabajos de construcción en el sistema. “La CDMX es una mega urbe, aunque algunos ruidos son inevitables, es urgente que ciudadanos y autoridades trabajemos juntos para evitar el exceso del mismo ya que las afectaciones a la salud son un hecho”, declaró Madrazo.

Según la Organización Mundial de la Salud, 360 millones de personas en el mundo padecen de pérdida de la audición discapacitante, la exposición al ruido excesivo es una de las causas. Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México advierten que hay considerables consecuencias fisiológicas para las personas que están sometidas permanentemente a emisiones de ruido importantes, que van desde alteraciones al sistema circulatorio, como al nervioso y digestivo. Las afectaciones por altos decibeles se manifiestan también en irritabilidad, falta de concentración, disminución del rendimiento laboral, dolores de cabeza y reducción de la agudeza visual.

La Norma Ambiental local NADF-005-AMBT-2013 establece los límites máximos permisibles de emisiones sonoras que pueden emitir los establecimientos mercantiles, los cuales son: 65 decibeles (dB) de 6 a 20 horas y 62 decibeles de las 20 horas en adelante.

“El Partido Verde reconoce el trabajo constante de la PAOT  y de su titular Mariana Boy, para enfrentar el grave problema de contaminación acústica en la CDMX, confiamos que su labor a través del programa “Ya bájale”, el cual tiene el objetivo de promover el cumplimiento de la normatividad en materia de ruido por parte de establecimientos mercantiles, contribuirá a la concienciación de la población y al respeto de la norma vigente, esto en pro del medio ambiente y la salud de los capitalinos”, concluyó Madrazo Silva.

Las denuncias por exceso de ruido se realizan en diferentes instancias, dependiendo de la fuente que origina el mismo; si proviene de casa habitación o ruido en vía pública, la denuncia es ante el juez cívico o con las autoridades de la alcaldía y la SSC. Cuando es causado por industria, talleres, comercios, restaurantes, bares o antros, salones de fiestas o de construcciones, la denuncia debe realizarse ante la PAOT O la SEDEMA.