NECESARIO INCREMENTAR MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA EVITAR  INGRESO DE ARMAS AL STC

En el marco del 50 aniversario del Sistema de Transporte Colectivo (STC), el secretario general del Partido Verde en la Ciudad de México, Carlos Madrazo Silva, solicitó a las autoridades locales y al STC, se proporcione un informe a la sociedad sobre el estado en que están los equipos de rayos X, arcos detectores de metales y espadas detectoras de metal, que se han dejado de utilizar para descubrir e inhibir el ingreso de armas de fuego y punzocortantes a las instalaciones del Metro.

A raíz de la tragedia ocurrida en 2009 en el metro Balderas, donde un hombre detonó un revolver y quitó la vida a dos personas, el entonces Gobierno del Distrito Federal anunció la colocación de 350 detectores de metales, de los cuales, según datos periodísticos sólo se instalaron 30, la versión de la autoridad del STC en 2016 indicaba que originalmente se habían adquirido 37 arcos detectores de metal, de los cuales para entonces únicamente funcionaban 19.

Los incidentes con armas de fuego al interior del Metro han sido varios, por ejemplo, en 1985, en el metro La Raza un sujeto disparó en un vagón con saldo de 5 heridos y dos decesos. En 2009, en Balderas, el recuento trágico fue de dos muertos, un policía y un usuario que intentaron detener al agresor, además de 8 heridos. Más reciente, en diciembre de 2017, en la estación Romero Rubio, durante una riña un sujeto detonó una pistola dentro de un vagón, una persona fue lesionada. En marzo de 2018, en la estación Tacuba, la detonación de un arma contra el piso de la estación lastimó a 4 personas debido a la fragmentación de la ojiva. En junio de este año, en la estación Morelos un policía recibió un disparo al intentar frustrar un asalto.

Está por conmemorarse una década de que el señor Esteban Cervantes Barrera, aún a costa de su vida, intentara detener al sujeto que abrió fuego en la estación Balderas del STC, por lo que Madrazo Silva, líder del Verde capitalino declaró, “a simple vista, por el desuso de los detectores de metales, la seguridad en el metro no está en su nivel óptimo, nuestra petición está encaminada a prevenir tragedias relacionadas con la introducción y posible uso de armas al interior del metro. Estamos conscientes de que el escrutinio de aproximadamente 5 millones de usuarios es más que imposible, pero, apoyados por las herramientas tecnológicas y la revisión del circuito cerrado, la revisión aleatoria por parte de las autoridades puede prevenir sucesos indeseables”.

“Confiamos en que el actual Gobierno de la Ciudad de México tomará medidas preventivas, proactivas, no reactivas ante la posibilidad de un incidente más, relacionado con armas al interior del metro, se puede empezar por ajustar las medidas necesarias  que permitan la revisión aleatoria y eficiente de los usuarios”, concluyó Madrazo Silva.