Las actuales políticas anticrimen, duras y rígidas, pero no combaten el delito, coinciden en Foro Interamericano coorganizado por el Congreso

  • “Con el auxilio de los medios, los políticos logran que la sociedad legitime medidas represivas en razón de una supuesta protección a la seguridad social”, explicó Adriana Arroyo Cuevas, vicepresidenta de la Barra Interamericana de Abogados en el foro organizado con la colaboración del diputado Miguel Ángel Álvarez Malo.

El diputado Miguel Ángel Álvarez Melo, integrante de la Asociación Parlamentaria Encuentro Social, en colaboración con la Barra Interamericana de Abogados, organizó el Foro Jurídico Interamericano “Política Criminal y Derechos Humanos en América Latina” con el propósito de evaluar la aplicación de estrategias y políticas anti crimen.

Durante el evento, se opinó sobre las investigaciones realizadas recientemente en materia de leyes y seguridad, y se concluyó que las políticas criminales posmodernas están provistas de dureza y rigidez, lo cual no significa que obtengan resultados efectivos en el combate al delito.

La maestra Adriana Arroyo Cuevas, vicepresidenta de la Barra Interamericana de Abogados, lamentó que la sociedad legitime dichas políticas fallidas, e incluso socialmente nocivas, para exigir más dosis del mismo remedio, que no es más que la represión en todas sus formas.

“Con el auxilio de los medios de comunicación, los políticos logran que la sociedad legitime estas medidas represivas en razón de una supuesta protección a la seguridad social. El discurso de que existe una amenaza verdadera para la sociedad posibilita que sean adoptadas medidas excepcionales para tratar de arrancarlas como principales estrategias de diversas políticas criminales”, explicó la catedrática.

A su vez, el presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Martí Batres Guadarrama, destacó la importancia de la labor que actualmente se realiza desde ese órgano legislativo para combatir el crimen con una perspectiva de país más equilibrado, más igualitario, con mayor bienestar social, con una democracia mucho más participativa.