ANTE LAGUNA LEGAL QUE IMPIDE SANCIÓN A QUIENES VENDAN CUBREBOCAS USADOS, EL DIP. NAZARIO NORBERTO PROPONDRÁ MULTA DE 26 MIL PESOS Y PRISIÓN DE 3 AÑOS.

Por Graciela Tenorio

Debido a denuncias ciudadanas acerca de la creciente recolección de cubrebocas usados para ser reciclados y vendidos en la vía pública, el Presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales e Iniciativas Ciudadanas del Congreso de la Ciudad de México, diputado Nazario Norberto Sánchez, aseveró que urgen cambios legales para sancionar severamente esta conducta ya que, por los efectos de la pandemia de Covid-19, los capitalinos podrían infectarse de manera grave al continuar con el uso de artículo protector cuando menos el resto del año.

Seguro de que existe una laguna legal al respecto, Nazario Norberto dijo que, una vez reanudadas las sesiones ordinarias, propondrá una iniciativa que adicione un nuevo artículo al Código Penal de la Ciudad de México, con el fin de sancionar a quienes hagan negocio en el mercado negro con la salud de las personas.

Por esto, explicó que se agregará el Artículo 159 bis, para imponer “las mismas penas del artículo anterior, a quien reutilice, recicle, revenda, done, maneje o disponga de instrumentos, materiales, máscaras quirúrgicas, caretas médicas, o cualquier producto similar desechable que ponga en peligro de contagio la salud humana, por una enfermedad transmisible, un mal venéreo u otra enfermedad grave en periodo infectante”.

“Se trata de una pandemia que nos sorprendió en todo el mundo, se generaron muchos abusos y situaciones que deben ser corregidas. Aunque termine la Jornada Nacional de Sana Distancia el próximo 30 de mayo, los expertos ya han informado que deberán de seguirse muchas precauciones para el desconfinamiento paulatino de la población, es decir, que saliendo de la cuarentena continuaremos utilizando cubrebocas y no es posible que estén vendiendo artículos usados impunemente en los cruceros de semáforo o en el ambulantaje torero, entre otros lugares”, mencionó.

De acuerdo con expertos en medicina, un cubrebocas cumple con su función específica en un máximo de cuatro horas, después de ese tiempo debe ser cambiado ya que captó virus, bacterias y se humedeció con las secreciones de nariz y boca.

“Si quien lo desechó en la basura era un portador de Covid-19, y los pseudocomerciantes lo sacan y le dan una apariencia aceptable, la persona que lo adquiera corre el riesgo de infectarse” apuntó.

Actualmente en el Código Penal capitalino, en el Capítulo II, titulado Peligro de Contagio, contiene el Artículo 159. Al que sabiendo que padece una enfermedad grave en periodo infectante, ponga en peligro de contagio la salud de otro, por relaciones sexuales u otro medio transmisible, siempre y cuando la víctima no tenga conocimiento de esa circunstancia, se le impondrán prisión de tres meses a tres años, y de cincuenta a trescientos días multa. Si la enfermedad padecida fuera incurable, se impondrán prisión de tres meses a diez años, y de quinientos a dos mil días multa. Este delito se perseguirá por querella de la víctima u ofendido.

El diputado Norberto Sánchez dijo haber sido contactado a través de redes sociales por ciudadanos para denunciarle este hecho, el mismo que ha sido expuesto en medios de comunicación por empresarios de la industria farmacéutica, pero lamentablemente los infractores no podrían ser castigados con sanciones específicas, ya que existe una laguna legal; “lo que no es una justificación para que gente sin escrúpulos los reutilice, ya que es un producto desechable”, puntualizó el legislador.