Pluralidad, garantía de buenos resultados en la ciudad: Israel Betanzos

• Aseguró el dirigente del PRI local, Israel Betanzos, que sin estridencias ni confrontaciones se reorientará por buen rumbo a la capital

La Ciudad de México inició un proceso de cambios positivos para el desarrollo y bienestar de sus habitantes. Con la nueva composición de las alcaldías, con mujeres y hombres con una visión distinta del ejercicio de gobierno, con la voluntad de servir sin importar colores ni ideologías, se generan grandes expectativas para defender y resolver las legítimas demandas ciudadanas, afirmó Israel Betanzos.

En reunión con las dirigentes del Organismo Nacional de Mujeres Priístas y de la Red Jóvenes x México, diputadas Maribel Villaseñor y Maxta Carrillo; así como con los líderes de la CNOP, CNC Y CTM de la ciudad, Jorge García, Nabor Ojeda y Armando Baez, respectivamente, el líder del PRI capitalino comentó que en estos nuevos tiempos los esfuerzos coordinados, entre el gobierno local y de las alcaldías, garantizarán beneficios tangibles para las y los capitalinos.

Reconoció el trabajo del gobierno de la ciudad; sin embargo, señaló que las omisiones y negligencias de funcionarios que ocuparon las alcaldías profundizaron los problemas en las demarcaciones. Aseguró que con el cambio de dirección en la mayoría de las demarcaciones y el buen ejemplo de quienes fueron reelectos en Benito Juárez y Cuajimalpa, habrá buenos resultados en el corto plazo.

Aseveró que en las alcaldías y en su representación en el Congreso de la ciudad, el PRI coadyuvará en la definición de políticas públicas que garanticen alternativas reales para la recuperación económica, como un tema prioritario en la agenda de la ciudad, y demás problemas en seguridad, asistencia social, movilidad, educación, vivienda, salud y servicios públicos, que exigen respuesta inmediata.

Dijo que funcionarios públicos, legisladores y representantes de partidos políticos deben unir esfuerzos y voluntades para reorientar el buen rumbo de la ciudad y generar mejores condiciones de vida para sus habitantes, convencidos de que la estridencia y la oposición recalcitrante solo conducen a la confrontación y a la sinrazón.

“Requerimos de políticas que satisfagan las aspiraciones colectivas y personales, que permitan los cambios y las transformaciones que la sociedad requiere, porque es fundamental atacar las desigualdades lacerantes que existen entre la población del centro de la capital y las periferias que carecen de servicios públicos básicos”.