Layda Sansores recurre a la difamación para devaluar y criminalizar a las mujeres de nuestro país: Dip. Silvia Sánchez Barrios

  • La diputada local del PRI, Silvia Sánchez Barrios  lamentó las declaraciones de la gobernadora de Campeche, quien afirma que Alejandro Moreno recibió contenido fotográfico íntimo de legisladoras del tricolor

Ante los dichos de la gobernadora de Campeche, Layda Sansores en cuanto a que tiene en su poder gráficas de priistas desnudas lo cual comentó el pasado martes cinco de julio  a través de sus redes sociales, la legisladora local del PRI, Silvia Sánchez Barrios señaló: “Es ampliamente conocida la grave situación por la que atravesamos las mujeres mexicanas en los tiempos que corren. La historia es la narración de una crónica de la infamia, de la opresión, de la desigualdad, de la estigmatización y de la violencia que sufrimos las mujeres.

Por ello, manifiesto mi profunda indignación frente a una situación de hostigamiento político en contra de las mujeres en lo general y de las legisladoras priístas en lo particular, promovida desde el poder a través de la gobernadora de Campeche Layda Sansores quien en su afán por perseguir y denostar al líder nacional del PRI, recurre a la difamación para devaluar y criminalizar a las mujeres de nuestro país”.

Por lo que, agregó, como legisladora priísta rechazo que la señora Layda Sansores amenace con hacer públicas imágenes que dice tener en su poder de diputadas del tricolor, que según afirma, se encuentran desnudas. Le recuerdo que de acuerdo a la legislación vigente es un delito que alguien, sea gobernadora o no, tenga en posesión material íntimo, de cualquier persona, sea diputada o no, por lo que se le debe aplicar todo el peso de la ley”.

Asimismo, la representante popular consideró “inadmisible cualquier forma de violencia sistemática ya sea física, psicológica o emocional en contra de las mujeres.

Este delito no solo afecta la imagen pública de una persona, afecta su integridad, su autoestima, su confianza en sí misma y más aún si es expuesta a la crítica y a la burla. Ninguna persona con tal cargo público puede amenazar con ventilar en vídeos o a través de cualquier otro medio, imágenes íntimas de las personas”.

Finalmente manifestó su  convicción de seguir legislando “para proteger de dichas prácticas a la mitad de la población que sufre de este tipo de acciones  propias de un viejo sistema patriarcal que ahora se pretende utilizar en la política”.