Diputados del Congreso CDMX promueven pruebas sanguíneas para detectar cáncer cervicouterino

El cáncer cervicouterino es la primera causa de muerte en mujeres de 25 a 34 años en el país, por ello, diputados de Morena exhortaron al Gobierno de la Ciudad de México  a implementar pruebas sanguíneas para detectar la enfermedad. 

Tan solo en el año 2020 fallecieron 25 mil mujeres a consecuencia de esta enfermedad, de acuerdo con especialistas del Centro Médico Naval, dichas muertes superan los fallecimientos por cáncer de mama. 

Por ello, mediante  un punto de acuerdo, los diputados Yuriri Ayala y Janecarlo Lozano solicitaron a la Secretaría de Salud, encabezada por Oliva López Arellano, realizar pruebas de tamizaje sanguíneo para detectar oportunamente los casos del Virus del Papiloma Humano (VPH) y prevenir el cáncer cervicouterino. 

El diputado Janecarlo Lozano explicó que el cáncer cervicouterino es una enfermedad silenciosa que presenta síntomas hasta una etapa avanzada, en donde hay sangrados vaginales anormales o dolor pélvico.

Precisó que en este año se han tamizado 47 mil 40 mujeres sin seguridad social, de las cuales 14 mil 339 se realizaron detección del VPH y se llevaron a cabo 32 mil 701 Citologías Cervicales Convencionales, es decir, el papanicolau.

Comentó que a pesar de ser una enfermedad prevenible, el papanicolau es deficiente, pues vulnera la dignidad de las mujeres al exponen sus partes íntimas ya que  se introduce un aparato hasta el cuello uterino para abrir la vagina y posteriormente raspar con un cepillo para recoger células, esto genera dolor e incluso sangrados.

Además de ello, los resultados del papanicolau tardan hasta siete meses en ser entregados, tiempo en el que el cáncer puede combatirse. 

“No sería propio de este siglo someter a las mujeres a dicha situación y agresión a su intimidad cada seis meses o cada año, ya existen las pruebas sanguíneas para detectar la enfermedad”, dijo Lozano.

Antes de presentar el punto de acuerdo se realizó el foro “Porque vivas las queremos, ni una más por cáncer cervicouterino”,  en la que participaron mujeres que han superado el cáncer, así como especialistas en la materia. 

En el foro participó el doctor Eduardo Cervera, Director de Docencia del Instituto Nacional de Cancerología; la doctora Denise Acuña, médica especialista en Cirugía Oncológica del Centro Médico Naval; Erika Zavala Oropeza, directora de impulso a los derechos sociales, ambientales y sexuales de las mujeres del INMUJERES; así como el subsecretario de salud, Ricardo Arturo Barreiro Perea. 

También estuvieron presentes las diputadas Lourdes Paz, Yuriri Ayala y Nancy Núñez, quienes reconocieron a Janecarlo Lozano por realizar este tipo de propuestas a favor de las mujeres. 

Durante su participación, la doctora Denise Acuña explicó que en el 2020 murieron 25 mil mujeres en México a consecuencia de esta enfermedad. 

“Siete de cada diez mujeres han sufrido de alguna violencia ginecóloga, yo lo viví en la residencia y lo veo, me da tristeza que maltraten a una mujer en la forma de hablarle,  cuando le dicen: Abra las piernas  a usted le gustaba, usted lo busco, cuántas parejas tiene nada más por el morbo de saber cuántas parejas tiene. 

Cuando en realidad no interesa la intimidad de la mujer y donde las más vulnerables de menos de 25 años, las mujeres solteras, no se digan las indígenas. Ninguna mujer debería elegir entre ser violentando o morir de cáncer cervicouterino”, dijo Acuña. 

Por su parte el doctor Eduardo Cervera sostuvo que el cáncer cervicouterino  es absolutamente curable en sus primeras etapas, de no cambiar el mecanismo de detección para el año 2030 la tasa de mujeres que pierdan la vida a causa de esta enfermedad llegará a 90 mil.